• En San Valentín el amor vale doble

    Se acerca San Valentín y si aún estás estrujándote el cerebro pensando qué puedes regalar, no lo dudes más, regala salud. Compra una tarjeta regalo con valor de una sesión de fisioterapia / osteopatía y de paso te regalamos otra a ti. Dos por el precio de una, el amor vale doble.

    Promoción Válida del 13 al 17 de febrero

    Leer Más
  • Las Membranas de Tensión Recíproca. La base de la osteopatía craneal.

     

     

    En muchas ocasiones después de accidente de tráfico un paciente lamenta dolor cervical, sacro, vértigos, náuseas, malestar general y una serie de desagradables síntomas, con todo ello acude al osteópata y este intenta ayudarlo en su proceso de recuperación poniéndole las manos en la cabeza y realizando una serie de técnicas prácticamente imperceptibles que para sorpresa del paciente resultan ser extremadamente efectivas. La mejora experimentada no es fruto de la magia, lo es de la liberación de unas estructuras que se originan en el cráneo pero se extienden por toda la columna y que resultan dañadas tras un latigazo cervical, estas estructuras son las membranas de tensión recíproca a las que a partir de ahora llamaremos MTR.

    Las meninges son las estructuras que protegen el Sistema Nervioso Central, una de ellas la duramadre está formada por dos capas, una perióstica (que se “pega” al cráneo) y otra meníngea (que está en contacto con el resto de meninges). En algunos puntos estas dos capas se desdoblan dejando unos espacios vacíos, por donde circula la sangre, que son los senos venosos del cráneo y constituyen el sistema de drenaje venoso del cráneo. En estos desdoblamientos la capa meníngea se une a la capa meníngea del otro lado formando unos fuertes tabiques que Sutherland llamó membranas de tensión recíproca.

     En la siguiente imagen se ve la duramadre en azul claro, desdoblándose y dejando un espacio para el seno venoso (en azul oscuro). En la parte inferior se aprecia como las dos capas meníngeas (las más internas de la duramandre) se unen entre ellas formando un tabique que en este caso es vertical y hacia abajo.

    Monografias.com

     

    fuente imagen: monografías.com

     Las MTR están unidas entre sí tanto anatómicamente como funcionalmente pero las podemos dividir en 4 tabiques:

    1. Hoz del cerebro. Es una lámina vertical que se encuentra entre los dos hemisferios cerebrales, tiene un borde superior y otro inferior. El superior se origina en la protuberancia occipital interna, se eleva siguiendo el occipital por el centro y después la sutura metópica para finalizar en la apófisis cresta galli del etmoides. El borde inferior pasa justo por encima del cuerpo calloso y sigue hacia atrás separando los dos hemisferios cerebrales hasta anclarse en la tienda del cerebelo.

      • La hoz se desdoblará para dar los senos longitudinales superior e inferior y en su unión con la tienda del cerebelo dará el seno recto.

    2. Hoz del cerebelo. Membrana vertical que separa los dos hemisferios cerebelosos se origina en el seno recto, donde confluyen todos. Su anclaje anterior va desdoblándose en la parte anterior del foramen magno y se vuelve a unir en la parte anterior de dicho foramen, formando así los senos occipitales posteriores.

    3. Tienda del cerebelo. Es sensiblemente horizontal, ligeramente convexa y separa el cerebro del cerebelo. En su cara superior se inserta la hoz del cerebro. Presenta dos circunferencias una mayor y una menor.

      • La circunferencia mayor se ancla lateralmente y forma la corredera de los senos laterales, pasa por el ángulo post ext del los huesos apriétales y se dirige hacia el temporal para anclarse en su borde superior, a continuación se dirige a las apófisis clinoides posteriores del esfenoides donde se inserta.

      • La circunferencia menor circunscribe el foramen oval de Pachoni, tiene un borde libre sin inserciones óseas que rodea el bulbo raquídeo y se inserta en las clinoides anteriores, cruzándose así con la circunferencia mayor. En el lugar donde se cruzan pasa el nervio óptico.

    4. Tienda de la hipófisis. La duramadre tapiza la silla turca y se desdoblará formando una capa que la recubrirá. Este espacio no será cerrado porque habrá un pequeño orificio por el cual pasará el tallo hipofisiario y su interior se encontrará la hipófisis.

      A las MTR hay que añadir el manguito de la duramadre, es una prolongación de ésta que envuelve la médula espinal hasta el sacro. Sale del foramen magno, recubre la médula espinal, a continuación sigue tapizando el “filum terminale”, tapiza el interior del sacro y sale del canal raquídeo a nivel de la articulación sacrococcígea para anclarse fuertemente en las 2 primeras coccígeas. Durante este trayecto se ancla fuertemente a otras estructuras:

    Resultado de imagen de duramadre

     

    fuente imagen: slideserve.com

    – Agujero magno.

    – Axis.

    – C3 sobre lig. común vert. post.

    – L5, S1 y S2, mediante el “filum terminale”. Según Sutherland en S2 se encuentra el eje de MRP del sacro. Eje de Sutherland.

    – Los ligamentos sacrociáticos, sacrococcígeos y sacroilíacos recubren la duramadre, además existe una prolongación fibrosa del bíceps femoral que se une a ésta.

    La principal función de estas membranas es mantener el cerebro en una misma posición y controlar, limitar y estabilizar los movimientos de los huesos del cráneo, es decir, mantener la estabilidad del sistema. Según Delaire las membranas horizontales mantienen la tensión de la base del cráneo, mientras las verticales lo hacen de la bóveda craneal. Esta tensión se mantiene y regula por el tono continuado de los músculos de la nuca y elesternocleidomastoideo, que se encunetra en la parte anterior del cuello.

    Las MTR guían, limitan y regulan el movimiento de los huesos del cráneo, además gracias a su prolongación hacia el sacro hacen que este movimiento se trasmita has allí. Las MTR son tenségricas, es decir, una tracción en un punto altera toda la unidad.

    Para conseguir que se mantenga el equilibrio de los movimientos y tensiones de las membranas éstas deben actuar a partir de un eje o punto, un fulcro, el fulcro de Sutherland. Este fulcro en un punto ficticio situado en el seno recto, donde se cruzan las hoces con la tienda del cerebelo.

    Leer Más
  • ¿Qué hacer ante una escoliosis?

    La escoliosis es un motivo de consulta frecuente en un centro de fisioterapia y/o osteopatía, pero existe mucho desconocimiento y falsos mitos sobre ésta y su tratamiento incluso (y sorprendentemente) entre los profesionales. La finalidad del presente artículo es hacer una introducción comprensible sobre qué es una escoliosis real, qué tratamientos existen hoy en día y qué puede hacer la osteopatía a su respecto.

    ¿QUÉ ES UNA ESCOLIOSIS?

    Se define como una deformidad multifactorial en 3 dimensiones del tronco y de la columna vertebral que puede aparecer y progresar rápido durante algunos periodos del crecimiento en individuos aparentemente sanos. O lo que es lo mismo una desviación de la columna en el plano frontal y lateral cuyo origen es aún incierto y al que se le atribuyen diferentes causas. Es muy importante diferenciar una actitud escoliótica o escoliosis postural de una escoliosis real, mientras la primera podrá llegar a corregirse prácticamente en su totalidad, la segunda será una deformidad que perdurará toda la vida. No existen estudios hasta el momento que prueben que la escoliosis real pueda ser corregida por lo que ningún fisioterapeuta u osteópata puede afirmar lo contrario a ciencia cierta, los tratamientos se basan en detener y estabilizar su progresión, y eliminar las posibles dolencias asociadas.

    Una escoliosis postural o actitud escoliótica será aquella desviación de la columna y el tronco secundaria a otro factor, como por ejemplo tensiones musculares, desviaciones pélvicas, mala higiene postural, asimetría de extremidades inferiores, diferencia de cargas entre ambos pies y un sinfín de razones. La mayoría de pacientes que acuden a consulta con desviaciones de la columna presentan este tipo de “escoliosis” que por tanto no son “reales”, en estos casos la “deformidad” no es el problema en su origen si no una consecuencia visual de el mismo y generalmente el tratamiento de osteopatía o de fisioterapia con técnicas como la RPG (reeducación postural global) podrán corregir hasta un 100% la postura.

    La escoliosis real es una deformidad del tronco que afecta a un 3% de la población y suele aparecer en la adolescencia, entre los 10 y 16 años, aunque en menor medida puede ocurrir antes de los 10 e incluso se conocen casos de escoliosis intrauterinas, esta deformidad no sólo no puede ser corregida si no que su historia natural es hacia la evolución. El sistema que se usa para medir una escoliosis es en ángulo de Cobb se considera que una escoliosis es real cuando presenta un ángulo de Cobb superior a 7º y estadísticamente su evolución natural será aumentar aproximadamente 1º por año aunque esto puede variar en función de la persona. Distinguiremos entonces entre diferentes tipos de escoliosis y cuyo tratamiento médico y fisioterápico será diferente en función de su gravedad:

    • Escoliosis menor (de 7º a 20º)
    • Escoliosis medias (de 20º a 40º)
    • Escoliosis severas (más de 40º), según los protocolos médicos las escoliosis de más de 60º deben ser intervenidas quirúrgicamente.

    Diremos que una escoliosis progresa cuando es mayor de 20º y aumenta más de 5º Cobb en un periodo de 6 meses, o cuando es menor de 20º y ha aumentado más de 10º en el mismo periodo. El peligro real de una escoliosis es que progrese, ya que esta deformidad puede alterar gravemente las actividades de la vida diaria, y es aquí cuando el equipo médico (incluido el fisioterapeuta especializado) debe actuar. Por suerte sólo entre un 0,3% y un 0,5% de las escoliosis reales progresan.

    ¿QUÉ TRATAMIENTOS EXISTEN?

    Actualmente (y cómo se ha dicho antes) no existe ninguna evidencia científica de que hayan tratamientos que “curen” la escoliosis, por lo que (como opinión personal) aconsejo a los pacientes que no se dejen engañar por terapias milagrosas. Esta deformidad del tronco no duele por sí misma, lo que duele son las consecuencias que provoca, así que el tratamiento irá orientado a aliviar las dolencias del paciente, a controlar su evolución y detener su progresión.

    El diagnóstico se realiza mediante una telemetría (RX) de perfil y de frente de occipital a sacro, en la que se busca el ángulo de Cobb, el tratamiento propuesto variará en función de el ángulo y de la edad de crecimiento e irá desde la fisioterapia especializada intensiva, el uso de corsés hasta la intervención quirúrgica:

    Fisioterapia especializada intensiva

    La fisioterapia es prioritaria, fundamental y está indicada en todas las escoliosis, ya sea para mitigar el dolor como para frenar su progresión. Pero no todos los fisioterapeutas están formados adecuadamente para poder efectuar un tratamiento especializado, ya que las técnicas específicas se aprenden en cursos de formación continuada, las terapias con mayor reconocimiento actual (puede ser que no incluya alguna por desconocimiento) son:

    RPG

    Mezières y cadenas musculares

    Método Fed Santos Sastre

    Método Schroth


    No existen estudios concluyentes sobre la efectividad de ninguno de estos tratamientos pero desde mi punto de vista personal y por mi experiencia opino que el método Schroth es el más efectivo. el método Fed es una terapia cuya efectividad no está demostrada su efectividad, RPG, Mezières y cadenas musculares obtienen muy buenos resultados en escoliosis posturales pero no tan bueno en escoliosis reales, mientras que el método Schroth consiste en trabajar las musculatura profunda y aprender a autocorregirse diariamente llevando el aire a las concavidades y estirando las convexidades. Además es donde mejores resultados he observado con mis pacientes.

    Corsés

    Los corsés se aplican en escoliosis de más de 40º y en escoliosis de entre 20º y 40º antes de finalizar el tratamiento. Existe mucha controversia en el uso de los corsés ya que la evidencia clínica ha demostrado que los usados hasta ahora como el Milwakee no han servido de mucho, el corsé consensuado actualmente a nivel mundial es el Cheneau-Rigo, que respeta el perfil y tiene las cuñas hacia donde va la convexidad en dirección dorso-lateral. Es interesante mencionar que el segundo nombre del corsé (Rigo) es porque fue desarrollado también por el Doctor Manuel Rigo, que ha convertido la ciudad de Barcelona en un referente mundial a nivel de escoliosis.

    Otra cuestión controvertida es el uso de alzas, pero dejaremos este tema apartado para una entrada posterior.

    Cirugía en escoliosis

    La cirugía es el último recurso de la medicina y también en la escoliosis, está indicada por protocolo es escoliosis mayores de 60º y consiste en la fijación de segmentos de la columna mediante barras, no es una cirugía sencilla y no todos los centros hospitalarios tienen el mismo reconocimiento. En muchos casos el tratamiento de fisioterapia consiste en evitar la cirugía o en posponerla al máximo.

    En menores de 10 años la vía de acceso del cirujano o la cirujana es anterior, por lo que es una intervención muy delicada, el reto del fisioterapeuta será evitar la progresión de la curva para alargar la intervención a partir de esta edad ya que la entrada es posterior.

    OSTEOPATÍA Y ESCOLIOSIS

    Como se ha dicho antes no se ha demostrado que ningún tratamiento cure o corrija la escoliosis de manera definitiva. La osteopatía es complementaria a un tratamiento especializado de fisioterapia intensiva y es muy efectiva en el control de las molestias causadas por la escoliosis.

    En mi caso realizo un tratamiento sobre partes blandas para adecuar el cuerpo al máximo a la deformidad y conseguir un equilibrio postural en su desequilibrio. También realizo un control para comprobar si la escoliosis es progresiva o no. Cuando detecto una escoliosis progresiva o una escoliosis en edad de crecimiento, SIEMPRE derivo a un médico especializado. Una escoliosis es un tema muy serio y un osteópata honesto la debe afrontar con humildad.

    FUENTE IMAGEN: natursan.net

    ENLACES DE INTERÉS

    Www.srs.org

    www.liv.ac.uk/HumanAnatomy/phd/irssd

    www.cfosoniamartinez.es

    www.bspts.net

    Leer Más
  • Osteopatía y danza (Tratamientos tras el telón)

    Esta semana mis compañeras de profesión Pilar Correas, Laia Tarrés y yo, en colaboración con la dra Emila Pérez (que ha creado una unidad de medicina de la danza) hemos tenido el placer de participar en un proyecto muy interesante: ofrecer tratamientos de fisioterapia y osteopatía a los artistas de un importante ballet francés inmediatamente después de la función, habilitando un despacho improvisado en los camerinos del Gran Teatre del Liceu.

    Muchas veces se suele tratar a los bailarines desde un punto de vista muy alopático, es decir local. Se consideran sus patologías típicas, como puedan ser cadera o pie y se aplican técnicas más o menos avanzadas para tratar esa zona. Desde mi experiencia esta visión tan acotada del cuerpo humano supone un límite terapéutico y se contradice con los principios de la danza, ya que si hay algo que caracteriza la danza es la globalidad. Solo hace falta observar a un bailarín en el escenario para darse cuenta de que cualquier movimiento que haga en una de sus extremidades tiene una repercusión en la totalidad de su cuerpo.

    La osteopatía es una terapia global que trabaja teniendo en cuenta la relación que existe entre la estructura (anatomía) y la función (fisiología) humana ,y aporta un nuevo punto de vista muy beneficioso respecto a las lesiones de las bailarinas y los bailarines. Por eso pronto un grupo de osteópatas a los que nuestras trayectorias profesionales nos han llevado a relacionarnos con el mundo del baile, estaremos preparados para conocer en más profundidad la biomecánica de la danza y abrir un nuevo camino en nuestra profesión; la osteopatía de la danza.

    Fuente imagen: chateauversailles-spectacles

    Leer Más
  • Dolor facial y mandibular. ¿Cómo ayuda la osteopatía?

    Hasta un 30% de la población (Habane 2007) sufren problemas mandibulares y orofaciales, tales como; dolor a la masticación, chasquidos, dolor facial, cefalea, problemas de deglución, de la fonación o de la respiración, entre otros. Muchas de estas personas toman medicación para paliar el dolor o en el mejor de los casos suelen ser derivadas al odontólogo o maxiolfacial, pero existe un campo especializado de la osteopatía (de las disfunciones orofaciales y mandibulares) que puede ser de gran ayuda para ellos, ya que el tratamiento es muy efectivo.

    (más…)

    Leer Más
  • Osteopatía y tratamiento del bruxismo

    El bruxismo es una actividad parafuncional que consiste en el apriete y el rechinamiento diario de los dientes, se estima que entre un 9% y un 20% de la población lo sufre, ya sea durante el día o la noche. El bruxismo puede ser sintómatico o asintomático, es decir muchas de las personas que aprietan los dientes no son conscientes de hacerlo ya que no tienen molestias, aún así es muy importante el diagnóstico precoz y un buen tratamientoya que el apriete dental es un factor irritativo constante y puede acabar provocando dolor orofacial crónico.

    (más…)

    Leer Más
  • Prevención de las deformidades del paladar y la mandíbula en edad infantil

    Hasta un 30% de la población padece problemas mandibulares y dolor orofacial (habanne 2007), gran parte de estos son debidos a deformidades de la cavidad bucal y otras disfunciones del desarrollo producidas durante los primeros meses de vida. El presente artículo está dirigido a padres, madres y/o tutores y pretende ser una pequeña guía para la prevención y la detección precoz de estos problemas. Es aconsejable que en caso de sospechar de la existencia de alguno de ellos se acuda al osteópata de confianza y/o al pediatra.

    (más…)

    Leer Más